Sin pruebas, No hay Victorias

Muchas veces estamos en situaciones fuertes, económicas, familiares, laborales, en los estudios, personas que pareciera que se empeñan en hacernos la vida cuadritos como se dice, aquel vecino que nunca te saludaba resulta que un día sin mediar palabras te insulta, te molesta, aquellas personas que tu pensabas eran tus amigos te traicionan, personas las cuales estimaste mucho descubres que hablan mal de ti. En los negocios de repente les va mal y vez a otros que les va muy bien tratándose del mismo ramo de ventas. En la familia, las cosas no marchan bien. El matrimonio a veces se convierte en sequia. Tu tiempo de oración siempre es interrumpido, tus finanzas no te alcanzan. Estas son unas de las tantas pruebas que puedes pasar. Pero tenemos que hacer algo por todo esto, entregar todo al señor dejar todo en sus manos y nosotros solamente obedecerle, sin mirar a tras ni a los lados. Éxodo 2-3 Pero no pudiendo ocultarlo por más tiempo, tomó una cestilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea. Entonces puso al niño en ella, y la colocó entre los juncos a la orilla del Nilo. La historia de Moisés siendo un niño. Faraón dio orden de matar a todos los niños hebreos, la mama lo oculto y al no poder mas hizo un arca de juncos y puso allí a moisés, en este cuadro vemos una madre que entrega todas sus esperanzas de salvación para su hijo, para su vida, a una pequeña barca, esto fue un momento de angustia y dolor tremendo, pero al mismo tiempo un acto de fe y de encomendarlo a las manos de Dios. Antes de la Bendición esta la prueba Luego del sufrimiento de poner a su hijo en las manos de Dios, su hijo le fue devuelto, recordemos que lo encontró la hija de faraón y le pidió a ella (la misma madre que lo cuidara), Primero vino el sufrimiento para esta madre, Luego la felicidad, la victoria, Vemos en la historia de Isaac, dice que Abraham lo había entregado para el sacrificio a Dios y cuando Dios le dijo que se detuviera al momento que iba con el cuchillo sobre El era como un resucitar, tanto la Madre de Moisés como Abraham sufrieron al momento de hacer el sacrificio de sus hijos, pero Dios se los devolvió y llegaron a ser “hijos de bendición”. Esto nos enseña que antes de cada bendición hay una prueba Antes de la corona de Gloria esta la corona de espinas Antes de la exaltación viene la humillación. Otro que vivió esto fue José, lo vendieron sus hermanos, estuvo como esclavo, luego en la cárcel, fueron años de tribulaciones pero al final fue bendecido en todo. Se necesita fe para entregarnos a la mano de Dios Para entregar algo que nos es tan querido como nuestra vida necesitamos Fe, no podemos hacerlo a menos que confiemos plenamente en Dios, esta madre hebrea no hubiera soltado a su hijo a menos que confiara que la mano poderosa de Dios lo libraría, pensemos ¿cómo pudo Abraham entregar a Isaac? Por la fe, de alguna manera sabía que Dios se lo devolvería aunque fuera después de muerto. Fue la Fe lo que le permitió ir a través de la muerte, la escritura dice: Hebreos 12:1-3 Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan gran nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Considerad, pues, a aquel que soportó tal hostilidad de los pecadores contra sí mismo, para que no os canséis ni os desaniméis en vuestro corazón. El sufrimiento es para corregirnos no para destruirnos Aquí vemos que el Señor vio por la fe lo que le esperaba después y esto le dio la fortaleza para soportar tal sufrimiento, por eso dice el verso 3 que consideremos al Señor para no desanimarnos. Notemos que estamos en una carrera, no debemos olvidar para donde vamos, no debemos olvidar que estamos en las manos del Señor, no debemos olvidar cual es el plan del Señor, llevarnos a su morada celestial, que seamos iguales al Señor Jesús, pero para esto debe irnos corrigiendo, disciplinando, continuemos leyendo: Hebreos 12:4-15 Porque todavía, en vuestra lucha contra el pecado, no habéis resistido hasta el punto de derramar sangre; además, habéis olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige: Hijo mio, no tengas en poco la disciplina del Señor, ni te desanimes al ser reprendido por El; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo. Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no hijos verdaderos. Además, tuvimos padres terrenales para disciplinarnos, y los respetábamos, ¿con cuánta más razón no estaremos sujetos al Padre de nuestros espíritus, y viviremos? Porque ellos nos disciplinaban por pocos días como les parecía, pero El nos disciplina para nuestro bien, para que participemos de su santidad. Al presente ninguna disciplina parece ser causa de gozo, sino de tristeza; sin embargo, a los que han sido ejercitados por medio de ella, les da después fruto apacible de justicia. Por tanto, fortaleced las manos débiles y las rodillas que flaquean, y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lapierna coja no se descoyunte, sino que se sane. Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Mirad bien de que nadie deje de alcanzar la gracia de Dios; de que ninguna raíz de amargura, brotando, cause dificultades y por ella muchos sean contaminados; Si no entendemos el propósito de las pruebas, de las correcciones, de las disciplinas entonces podemos dar lugar a la amargura, a reclamarle a Dios a creer que no nos ama, esto trae dificultades y contamina a los que están a nuestro alrededor debido a nuestra conducta ¡JESUCRISTO Ha Vencido! Esa es nuestra esperanza y fortaleza, ¡Nuestro DIOS es El Vencedor! Sí es cierto que tendremos luchas, sí es cierto que tendremos batallas, sí es cierto que tendremos aflicciones, sí es cierto que tendremos pruebas, sí es cierto tendremos tentaciones, pero también es aún mas cierto que tenemos . La Mejor Herramienta para Alcanzar La Victoria, ¡Tenemos El Favor de DIOS en nuestras vidas!

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Donde no hay visión, el pueblo perece."

Juzgar es malo!!!

Radio Redentor Argentina