Vestidos o Desnudos


Por el Pastor Ismael Parrado "Movimiento Misionero Mundial"
En ocasiones encontramos en las páginas de las sagradas escrituras, relatos que al leerlos nos preguntamos, ¿y esto qué papel juega aquí?, porque pareciera que están escritos, para rellenar unas líneas del relato, ya que no le encontramos ningún significado ni cosa que se le parezca y llegamos a pensar que tal segmento literario está a manera de intruso y no porque se le necesite realmente allí.
En primer lugar debemos recordar que Pablo le escribe a Timoteo y le dice que “toda la escritura es inspirada por Dios” (2ª Tim. 3:16) lo que ya nos está recordando que hay autoridad divina para que tal texto esté allí.

En segundo lugar, el mismo Pablo nos recuerda también que “las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron” (Rom. 15:4) lo que nos da pie para pensar que por irrelevante que parezca algún relato que se encuentre de las páginas de la Biblia, tiene una razón para estar allí, y hay en el una lección de la cual tenemos que aprender.
El texto de la biblia al cual me quiero remitir, se encuentra en el Evangelio de Marcos en el capítulo 14 y versículos 51 y 52 y se refiere a un joven que estaba presente en el momento en que Jesús fue prendido por la turba religiosa mientras oraba en el huerto de Getsemaní en las horas previas al juicio que se le haría para condenarle a morir en la cruz.
Investigando más a fondo sobre la conducta de este joven, del que dice el texto que seguía a Jesús apenas cubierto su cuerpo con una sábana, que cuando lo fueron a prender escapó desnudo, dejando la sabana en manos de los que iban a ser sus captores, encontré que casi todos los comentaristas bíblicos, a los cuales consulté, buscan señalar quien era este personaje, pero no se preguntan porque estaba desnudo.
El versículo 52 dice “Más el dejando la sábana huyo desnudo.”
Esta palabra desnudo significa ligero de ropas y nos señala una verdad muy importante y es que aquel joven no tenía ropa de vestir y al no tener más que la túnica interior que todo hebreo llevaba obligatoriamente, al dejar la sábana tuvo que escapar semidesnudo, señalando un gran descuido: Estaba siguiendo al Señor, pero estaba ligero de ropas.
Trasladando este incidente al terreno espiritual, encontramos que como creyentes en el Señor Jesucristo, no podemos seguirlo con ropas espirituales pobres, señalando a todo el mundo nuestra desnudez espiritual.
Muchas veces nuestra desnudez de espíritu está basada en las cosas que aún quedan en nosotros y que no hemos colocado en el altar.
El Nuevo Testamento nos señala algunas maneras en que el seguidor del señor tiene que ir vestido:
La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.
 
Rom 13:12
 
…Vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.
 
Rom 13:14
 
y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.
Efe 4:24
 
Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
 
Efe 6:11
 
Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
 
Col 3:12
 
Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez;
 
Apo 3:18
 
Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
 
Col 3:14
Es tiempo de que nos preguntemos, cuanto tiempo hace que estamos siguiendo al Señor y en todo ese tiempo de nuestro peregrinar tras los pasos de Jesús, ¿Lo hemos venido siguiendo con ropas inadecuadas o semidesnudos espiritualmente?
No me tienes que dar a mi esa respuesta, ni a ningún líder espiritual. Tu tienes que responderte a ti mismo y dar los pasos que tengas que dar para corregir el rumbo, si es que estás en la condición en que aquel joven estaba siguiendo a Jesús.
Que Dios Te Bendiga Mucho.
Ptor. Ismael E. Parrado P.
Enero 3/2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Donde no hay visión, el pueblo perece."

Reflexiones sobre el Uso de Facebook

Radio Redentor Argentina