El Secuestro

Por el Pastor Parrado Ismael
Casi todos los días cuando escuchas las noticias en la radio o tal vez en la T. V. , oirás que alguna persona que fue secuestrada y que muy posiblemente no podrá regresar a su hogar.
Es que el secuestro es una modalidad delictiva que está muy de moda por la eficacia y rapidez con que los mal vivientes obtienen el dinero, con un mínimo de riesgos, una vez que la persona se encuentra en su poder.
El secuestro es uno de los delitos que están siendo declarados como “de lesa humanidad” por la crueldad del mismo y por el dolor infringido a la víctima como a sus familiares.
Cada quien de nosotros no queremos saber nada de secuestradores; sin embargo hay un secuestrador que está presente cada día en muchas familias trayendo dolor, desesperación y hasta la muerte en algunos casos.
Estoy hablando del más grande de todos los secuestradores que ha habido en la historia de la humanidad:
Es aquel que secuestró la felicidad en tu hogar, trayendo a cambio las peleas, los odios y la división.
Es quien secuestro a tu esposo y lo mantiene esclavo en las tabernas bebiendo vino y destruyendo su organismo.
Es el que se llevó a tu hijo y lo mantiene secuestrado en una cabina de cualquier cyber, mirando pornografía o satanizándose a través de la internet
Es quien se está llevando secuestrados a muchos jovencitos para esclavizarlos de una moda llamada los emos, donde los obliga a lastimarse, a sajarse y hacerse sangrar, solo por estar “en onda ” con otros jóvenes.
Es quien secuestra cada día a cientos de adolescentes señoritas, para conducirlas por el camino de la prostitución
Es quien mantiene secuestrados a muchos jóvenes obligándolos a drogarse y a sentarse en una vereda alrededor de una o más botellas de cerveza hasta emborracharse
Es quien te secuestró la voluntad y ya no protestas por estas cosas sino que te resignas a convivir con ellas.
Pero basta allá de ese maldito secuestrador llamado satanás. Es hora de que le digas que tu tienes voluntad, que no vas a seguir sus dictados y que te vas a liberar definitivamente de su influencia.
Este maligno llamado satanás, es el mas grande de todos los secuestradores, pero Jesucristo dijo: “El ladrón (el diablo) no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”
Que el Señor te bendiga ricamente
Ptor. Ismael E. Parrado

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Donde no hay visión, el pueblo perece."

Reflexiones sobre el Uso de Facebook

Radio Redentor Argentina