Reflexiones sobre el Uso de Facebook


Facebook es una Red Social muy Interesante siempre y Cuando se lo sepa Usar y se puede sacar Provecho de Ello haciendo un buen uso de la Misma.
Como muchas otras aplicaciones de Internet, son un gran invento. 
Te permiten interactuar con facilidad con tus amigos cercanos y lejanos y conocer gente 
nueva sin ningún esfuerzo. 
Puedes crear tu identidad on-line sin limitaciones y entrar en 
contacto con gente con tus mismos intereses o hobbies. 
Pero es el uso que hace la gente de una la tecnología el que le da su carácter y la hace 
triunfar o fracasar y en ese uso está siempre implicada la naturaleza humana, y la 
naturaleza humana no es exacta, es sensible al contexto, la circunstancia y la 
interpretación y en ocasiones esto puede ser muy peligroso. 
Por eso es muy importante tener en cuenta que lo que se dice o hace en Facebook puede ser perjudicial para 
nosotros u otras personas ahora o en el futuro y utilizar la herramienta teniéndolo 
siempre en mente.
Por ello cuando uno publica algo no hay que pensar sólo a corto plazo en lo bien que 
vas a quedar con tus amigos cuando lo vean y lo gracioso que eres, sino hay que tener 
en cuenta cómo te afectará el que eso esté en la red de aquí a 5 o 10 años cuando vayas 
a buscar trabajo y en qué consecuencias puede tener que esas imágenes o comentarios 
lleguen a alguien que no sean tus amigos. 
¿Qué es la cache? 
La caché es un mecanismo por el cual los buscadores de Internet 
guardan una copia de la información indexada para hacer más fácil las búsquedas. 
¿Y qué implica? 
Pues implica que, una vez has puesto un contenido en Internet es muy difícil conseguir que desaparezca del todo. 
Pero es que, además, cualquiera puede 
copiar y guardarse lo que hayas puesto para re-publicarlo después y es posible que, 
según esté configurada la privacidad de tu cuenta o la de tus amigos, comentarios o 
fotos que tú consideras privados, acaben no siendo tan privados. 
Así que es muy posible que aquello que pongas en Facebook durante un par de días para hacer algo 
gracioso o expresar tu opinión, quede para siempre en Internet hagas lo que hagas. 
Todo lo anterior hace que, además meditar si merece la pena o no publicar algo antes de 
hacerlo, sea muy importante que conozcas bien las opciones de privacidad de tu cuenta 
y que inviertas un poco de tiempo configurándolas en lugar de dejar las opciones por 
defecto. 
¿Quién verá tus actualizaciones de estado? 
¿a quién le llegará un aviso cuando 
publiques una foto?
¿y cuándo alguien te etiquete?. 
Entra en las distinta opciones, 
conócelas y decide qué quieres que sepan de ti y quién quieres que lo sepa. 

Comentarios